Brasil despues del golpe – Una nueva Ucrania y sin futuro

El siguiente articulo fue tomado del blog Mundo Alternativo, donde fue publicado el 15 de mayo. El texto en cuestión se refiere a la operación golpista (que no golpe, pues este todavía no se completa y aún está en marcha) que esta teniendo lugar en Brasil, y si bien ya han pasado algunos días, sigue siendo un tema de actualidad y son infinidad de medios los que están dedicando páginas a estos eventos. Sin embargo, la mayor parte de esas noticias tienen un sesgo ideológico y político evidente que, disfrazado de “información objetiva”, en realidad es propaganda a favor del nuevo “gobierno” interino de Brasil (y por lo tanto de los dueños de dichos medios, que se sobreentiende tienen intereses en el hermano país latino). Es interesante la comparación que hace el autor con Ucrania, al decir que tuvo lugar un nuevo Maidan, pues desde el principio las manifestaciones tuvieron convocadas (y financiadas) por grupos afines a los intereses del gobierno de Estados Unidos, fueran los manifestantes conscientes de ello o no (ojo, el grueso de los manifestantes, no quienes dirigieron y convocaron las manifestaciones, pues estos si que eran conscientes desde el principio de lo que estaban haciendo): incluso se ha mencionado que el actual “presidente” interino es un agente de la CIA, algo que no debería sorprendernos. De hecho, y salvando las distancias evidentes que hay entre ambos países, lo que está ocurriendo en Brasil es prácticamente una calca de lo que ocurrió en Ucrania hace 2 años, donde se cocinó una “revolución” dirigida por grupos de derecha (una “revolución conservadora”, podríamos decir) y por uno que otro progre alienado y hambriento de protagonismo para, so pretexto de protestar contra la corrupción (sic), desacerse de un gobierno “díscolo” (que no hostil) que no estaba siguiendo debidamente el guión establecido por Washington, teniendo en común ambos paises la misma cosa: que los miembros del nuevo gabinete ya habian sido ungidos de antemano por Washington antes de que el golpe triunfara. Y tanto en Brasil como en Ucrania los miembros del nuevo gobierno -“presidente” incluido- son en su mayoría banqueros, grandes industriales y terratenientes o voceros de los mismos (en el caso de Brasil los hay que son ambas cosas) y, por supuesto -y como no podía ser de otra forma-, sus Chicago Boys (economistas neoliberales, politólogos y conferencistas promotores de la Nueva Mentalidad, ejecutivos de multinacionales, ideólogos atlantistas, etc.). Por cierto, es bastante curioso (por no decir cínico) que estos personajes, envueltos hasta el cuello en escándalos de corrupción, griten a los 4 vientos que van a dirigir la lucha anticorrupción. Ciertamente existen varios paralelismos entre ambas situaciones, pero con una gran diferencia (la principal y mas grande): que en Brasil es poco probable que la gente siga el ejemplo de las milicias de Donbass y tome las armas para defenderse. Es posible que la traducción no sea muy inteligible debido a mis escasos conocimientos del portugues y que por ello he tenido que traducir el resto…

******************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

Aconteció en Brasil un golpe que siguió los mismos moldes que el que tuvo lugar Ucrania, donde el ex presidente Viktor Yanukovich fue destituido acusado de “crímenes de corrupción”, cuando realmente se trataba del interés de los magnates occidentales de desestabilizar mas a un país de Europa Oriental para provocar a Rusia, que todo mundo sabe, es una piedra en el zapato para los intereses de la Casa Blanca para dominar Europa con ayuda de la (Des)Unión Europea.

En Brasil ocurrió un nuevo Maidan, siguiendo el mismo guión aplicado en Ucrania en 2014, con la diferencia de que en este país, que en el pasado vivió su mejor época en la Unión Soviética, ha habido una gran resistencia, misma que está teniendo lugar hasta hoy día, en las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, que son ejemplo de esto. La cuestión es que en América Latina la nefasta influencia de la Casa Blanca es cada vez mayor, no habían pasado pocos años de los golpes en Honduras y Paraguay, y ahora está ocurriendo en Brasil.

Muchos hablan de que el golpe tuvo el apoyo del ”pueblo”, asi como hicieron en Ucrania con el Maidan: todo eso claramente es mentira. Eso es un pretexto para manipular a las masas, pues tanto Brasil como Ucrania son países con una gran población, por lo tanto, la mayoría aquí eligió a Dilma Rousseff como presidente. Los golpistas siempre repiten el discurso de luchar contra la corrupción, siendo que en realidad todos los ministros de Temer están implicados en escándalos de corrupción, habiendo incluso un miembro del PCC que es uno de los mas fuertes de Sao Paulo, estado gobernado por un partido que vive de atacar a Dilma y que probablemente esta desviando dinero destinado a desayunos escolares, algo sobre lo que los mismos que protestan contra la corrupción no dicen nada.

Los gobiernos de Cuba, Salvador, Ecuador, Nicaragua, Uruguay y Venezuela ya han dejado claro que no reconocen a los golpistas, y esta lista podría aumentar, e incluso Wikileaks filtró documentos que hablan del involucramiento del nuevo “presidente” con la Casa Blanca que se centran en el caso de Petrobras, que hoy sabemos que son las riquezas de Brasil lo que está en la mira de los criminales de Washington.

Lo mas curioso de todo esto es que algunas personas que son muy crédulas son las mismas que defienden a capa y espada al capitalismo como un sistema justo, pensando que la corrupción es debido al dinero y que eso se puede acabar, pero eso nunca va a ocurrir. ¿Porque nunca va a ocurrir? Porque en el capitalismo el hombre es por sí mismo corrupto y tramposo, y hace lo mismo como tal “potente”, que se pega a la cola, que pasa a puntos en la licencia de conducir, o para comprar. En algunos casos, inventan certificados para faltar al trabajo (los mismos que acusan a los trabajadores de “vagos” acaban haciendo cosas peores), entre otras cosas…Más curioso es aún que muchos de estos inocentes dicen que los países socialistas son ”dictaduras”, pero aceptan hipocritamente su sumisión al imperialismo, están en contra de los BRICS pero apoyan sin pensarlo la ”amistad” con Estados Unidos: estas personas que tanto se dicen ”patriotas” terminan siendo peor que prostitutas.

La lucha del pueblo apenas comenzó, un golpe de estos no puede tener lugar sin que la clase trabajadora se quede de brazos cruzados. Es verdad que Dilma fue electa por el pueblo, pero también es cierto que fue débil en comparación con lo que podía pasarle, debido a que el actual sistema de justicia es prácticamente inexistente…Sólo existe para defender los intereses de los poderosos, principalmente de Brasil. Pero ahora no sirve de nada ponerse a llorar, Dilma cayó, y es deber del pueblo luchar, principalmente el resto de democracia que aún queda en Occidente.

Ver original